NUESTRO DIRECTOR GENERAL OBTIENE EL DOCTORADO EN CIENCIAS QUÍMICAS

En el día de ayer, nuestro Director General, Óscar R. Herrera Tarazón, defendió su tesis en la Universidad Politécnica de Valencia, bajo el título

"Estudio metalográfico de los efectos de arcos eléctricos primarios y secundarios sobre cableado de cobre en el interior de diferentes atmósferas. Aplicación a la investigación de incendios y comparación de resultados con incendios reales.”

obteniendo así el título de Doctor en Ciencias Químicas.

LA EVAPORACIÓN A SEQUEDAD EN PERFUMES COMO POSIBLE CAUSA DE INCENDIOS DOMÉSTICOS

La industria de la perfumería y cosmética utiliza en sus procesos de fabricación las esencias obtenidas sintéticamente a escala industrial.

El producto de síntesis más utilizado es el ACETATO DE BENCILO. Es este éter el componente principal de varias esencias, entre ellas el jazmín (65%), gardenia (60%), jacinto, etc.

La síntesis industrial de este producto se realiza mediante la esterificación del alcohol bencílico y el anhídrido acético, en presencia de acetato sódico que actúa como catalizador.

La extracción del producto se realiza con éter. Esto conlleva que dicho producto se encuentre presente en cantidades variables con el acetato de bencilo en la elaboración de los perfumes.

De todos es conocida la gran  volatilidad del éter, pero se olvida y con frecuencia que sus vapores son más densos que el aire (2,5 veces), lo que se traduce en la dificultad de dichos vapores en abandonar un pequeño recipiente que suele encontrarse en posición vertical y cerrado.

La difusibilidad de los vapores del alcohol que suele acompañar a estos perfumes y su menor densidad con respecto al aire, hace que en un espacio de tiempo prolongado la concentración de éter aumente dentro del recipiente.

Este éter, en contacto con el aire que puede haber en la cámara del frasco, se oxida parcialmente formando un peróxido o eteróxido.

Precisamente es la presencia del alcohol la que protege al éter de la peroxidación, por lo que el problema se presenta cuando por alguna circunstancia este alcohol se ha evaporado.

Rieche y Meister estudiaron en 1936 la formación de estos peróxidos. Este peróxido formado no es volátil.

Si se dan las circunstancias para que la evaporación continúe lentamente, el peróxido forma un residuo sólido que estalla violentamente.

Los productos de dicha explosión son varios, y no siempre los mismos, siguiendo mecanismos y procesos diferentes.

Obviamente, la cantidad de peróxido formada es pequeña, por lo que la explosión apenas es perceptible, manifestándose la mayoría de las veces con la rotura del frasco de cristal.

No obstante, si el recipiente se encuentra en un lugar no adecuado y rodeado de sustancias con un punto de ignición bajo, se puede desencadenar un incendio.

Esta situación se da cuando algunas personas guardan perfumes que no van a utilizar  por su rareza o recuerdo que entrañan en cajones rodeados de prendas sintéticas.

El fenómeno puede agravarse, ya que los peróxidos son los principales catalizadores en las reacciones de adición, con lo que pueden producirse radicales libres dando lugar a reacciones en cadena.

En 1932 Staudinger propuso el mecanismo de formación de radicales libres para peróxidos orgánicos.

Este hecho se ha podido comprobar en varios casos reales, como un caso que se investigó y el cual se desarrolló por la noche ocasionando una muerte. El perfume perteneciente a una madre que había fallecido hacía unos 7 meses fue retirado de su lugar habitual y guardado junto con otras pertenencias en un cajón de uno de los muebles del comedor.

LA INVESTIGACIÓN DE INCENDIOS

¿Qué pautas hay que seguir para poder realizar la investigación de incendios de forma correcta? ¿Cómo puede establecerse la dinámica del incendio? Cómo se comportan los materiales y las estructuras durante un incendio? ¿Qué tipología de incendios existen?

Si usted está involucrado de una u otra forma en las distintas ramas de la ingeniería forense, los incendios y la investigación de causas de siniestros, le interesa el siguiente post.

INSPECCIÓN OCULAR, TRABAJO DE CAMPO Y RECOPILACIÓN DE DATOS
La investigación de incendios debe seguir una metodología, que consta de varias fases, en base a las observaciones y datos tomados sobre el escenario donde ocurren los mismos. Dichas etapas no pueden ser alteradas, bien por finalizar el trabajo en un tiempo adecuado, bien por obtener conclusiones erróneas. Conocer la dinámica del incendio, así como realizar un correcto trabajo de campo, resulta fundamental para poder realizar una investigación forense adecuada y eficiente.

LUGAR DE ORIGEN DEL INCENDIO
Para determinar el lugar de origen del incendio cabe estudiar las huellas y marcas del fuego, situando los indicadores de propagación, el foco o focos primarios y/o secundarios, así como hacer uso de otra información, como el mapa de temperaturas, el cono de ataque, etc.

DETERMINACIÓN DE LA CAUSA DEL INCENDIO
Tras establecer el lugar de origen del incendio, se determina la causa que origina el mismo, y no en el orden contrario. Así, se practica un desescombro selectivo en la zona de origen del fuego.

¿Quiere saber más? Ahora puede registrarse en el CURSO BÁSICO DE INVESTIGACIÓN DE INCENDIOS que Oficina Técnica de Ingeniería Forense impartirá en la ciudad de VALENCIA los próximos días 21, 22, 23, 28, 29 Y 30 DE OCTUBRE. Si quiere recibir más información puede contactar en el número de teléfono +34 963 258 529 o en el correo electrónico aperez@ingenieriaforense.com

Los asistentes al curso se beneficiarán de los conocimientos y la experiencia de todo el equipo de Oficina Técnica de Ingeniería Forense, con una experiencia acumulada conjunta en la Ingeniería Forense de más de 25 años en la investigación de incendios y explosiones, siendo el instructor principal D. Vicent Pons i Grau.

INCENDIOS Y EXPLOSIONES EN LA INDUSTRIA ALIMENTARIA

Son muchas las empresas del sector alimentario que, cuando se produce un incendio o explosión en el seno de sus instalaciones, intentan ocultar a la luz pública lo sucedido. Después de todo, ¿a qué clase de compañía le gustaría que relacionasen su última bebida refrescante o su nuevo aperitivo con explosiones, incendios y todos los factores negativos que este tipo de siniestros lleva asociado? Por normal general, este tipo de sucesos sólo se hacen públicos cuando son tan grandes que las autoridades públicas deben intervenir.

Desgraciadamente, este tipo de ocultaciones son negativas ya que saber qué se ha hecho mal, cuándo ha sucedido y qué consecuencias ha causado un siniestro, es de gran ayuda a la hora de prevenir posibles explosiones e incendios futuros, evitando así posibles males mayores, como por ejemplo que un gran siniestro deje inutilizable la planta industrial, con la consiguiente pérdida económica asociada a la parada de la misma.

¿Qué es lo que se sabe hasta la fecha sobre las explosiones e incendios en el sector de la industria de los alimentos? En primer lugar que, se trata del sector donde se registran más explosiones. De hecho, cerca del 30% de todas las explosiones que se producen en instalaciones industriales están relacionadas directamente con los alimentos. Este hecho contrasta con las características ignífugas de muchos de los productos de la industria de los alimentos, los cuales arden con mayor dificultad que los productos y subproductos de la industria farmacéutica. Así, la energía mínima de ignición del azúcar, la leche en polvo o la harina es de 30 mJ y 50 mJ respectivamente. El paracetamol en cambio tiene una energía de 10 mJ. Sin embargo, la clave sobre dicha cuestión está en la cantidad. Las materias primas utilizadas en la industria alimentaria se almacenan en cantidades mucho más grandes que la farmacéutica, por lo que los efectos/ocurrencia de explosiones e incendios es mayor.

Una vez se han identificado los peligros potenciales del proceso, se deben tomar las pertinentes medidas de prevención de incendios y explosiones. De esta manera, es necesario poner especial hincapié en aquellas fuentes de ignición más impredecibles, tales como, las chipas producidas por la electricidad estática o la fricción, así como otras más obvias, como pudieran ser superficies calientes y fallos eléctricos.

Además de las medidas preventivas, se requieren medidas de protección en todas aquellas situaciones donde puedan darse nubes de polvo inflamables. En este sentido, actualmente se usan principalmente válvulas de alivio, aunque a medida que la seguridad va cobrando más y más importancia, se van implementando otras medidas de protección más avanzadas, muchas de ellas empleadas ya en la industria química. Esto incluye los supresores químicos de explosiones, el uso de encamisados para tanques que sean capaces de contener sobrepresiones e incluso, el uso de gases inertes.

Finalmente, es importante señalar que independientemente de las medidas preventivas y de protección que se hayan identificado en una auditoría, éstas no sirven si no se implementan, instalan y mantienen correctamente. Y es que lamentablemente es muy frecuente encontrarse con toma de tierra rotas, puertas contra explosiones mal soldadas y sistemas de supresión de explosiones con un mal mantenimiento. De hecho, la mayoría de los informes de seguridad están repletos de ejemplos donde se descubre que las medidas de protección adoptadas por las empresas no están implementadas correctamente debido a fallos en la gestión. Y es que resulta evidente que entrenar al personal para que entienda los riesgos de un posible incendio/explosión es también muy importante.


NOTES ON TIANJIN'S EXPLOSION, CHINA

New images related to the sinister of Tianjin (China) show the presence of a huge crater, whose epicenter is located at ground zero of the explosion.

These images remind to those obtained after the incident which took place on September the 22nd 2001 at the AZF chemical plant in Toulouse, France.

This incident occurred when 500 kg of sodium dichloroisocyanurate were mistakenly stored as ammonium nitrate. Both products reacted and formed nitrogen trichloride, whose following decomposition caused the ammonium nitrate detonation.

Although in the case of Tianjin is still early to establish the causes of the accident, the worldwide press drew to acetylene as the chemical which caused the first explosion. This compound, highly explosive, is obtained by reacting calcium carbide and water. Early theories suggest that this explosion of acetylene triggered the catastrophic explosion that followed.

Taking into account the few news known, it is not easy to determine who or what caused the explosion. However, the size and shape of the crater indicates that the causative chemical was in solid state, ready to be sold in bulk. A chemical in liquid phase is not seen as the cause because such chemicals are stored in metal containers, and the walls of these latter prevent cratering.

It is known that large amounts of sodium cyanide have been released to the atmosphere. This chemical is typically used in conjunction with the ammonium nitrate to obtain salts, so is quite possible that ammonium nitrate was also stored in facilities. According to its properties, as well as the events of AZF, it seems that the cause of the explosion that rocked Tianjin on August the 5th was the ammonium nitrate, whose detonation was caused by acetylene.

Anyway, it is too early to clarify the causes of the disaster, so we are waiting for the news coming from Beijing.

#‎explosion‬ ‪#‎Tianjin‬ ‪#‎China‬ ‪#‎arson‬