RIESGOS POSTERIORES AL INCENDIO

Investigación | Conocimiento | Formación

 

Cuando vemos, leemos o escuchamos informes sobre incendios, nos preguntamos cómo sucedió, a quién impactó y esperamos que nadie haya resultado herido. Hay mucho trabajo por hacer en una propiedad afectada por el incendio para devolverla a su condición anterior a la pérdida. Evaluar y abordar los daños de manera oportuna es clave para minimizar la pérdida.

 

LOS INCENDIOS PUEDEN CAUSAR DAÑOS EN UNA ESTRUCTURA DE TRES MANERAS:

 

1. Daño por fuego directo a los miembros estructurales y superficies interiores: madera carbonizada, acero deformado, cemento desconchado debido a la llama y el calor del fuego)

2. Infiltración de humo y hollín en todo el edificio, en las superficies y en las cavidades del edificio

3. Agua usada en la extinción de incendios que daña los acabados interiores, provoca daños secundarios en forma de moho y daños a los materiales a través de cambios rápidos de temperatura.

 

Daño por fuego directo y consecuencias

El daño por incendio directo, como puede ser un techo quemado puede dejar un edificio susceptible a la exposición de los elementos ambientales, como son nieve y lluvia. Esto puede originar un crecimiento de moho en los materiales de construcción y en los acabados de superficie. Por lo tanto, es fundamental que la protección temporal se implemente lo más rápido posible.

 

Infiltración de humo y hollín

A medida que se desarrolla un incendio, los productos derivados de la combustión, como el humo, el hollín y otros productos químicos, pueden depositarse en superficies expuestas y en áreas ocultas.

 

Las áreas dentro del edificio afectado pueden no verse dañadas por el fuego, pero los productos derivados de la combustión depositados pueden dejar partículas y sustancias químicas residuales que pueden ser una molestia constante o pueden dar lugar a exposiciones químicas peligrosas. Esto puede provocar efectos negativos para la salud de los ocupantes y trabajadores del edificio.

 

Una evaluación completa de humo y hollín puede ser la clave para asignar correctamente los recursos y establecer los recursos para su eliminación y limpieza.

 

Agua usada en la extinción

El daño secundario causado por el agua usada en la extinción, también tiene impactos ambientales negativos en forma de crecimiento de moho en los materiales de construcción. Se deben anotar las áreas húmedas y se deben tomar medidas para secar estas áreas dentro de las 24 a 48 horas para ayudar a prevenir el crecimiento de moho. Donde no se pueda evitar el crecimiento de moho, una evaluación exhaustiva de la humedad identificará los daños causados en los materiales de construcción afectados y establecerá las pautas a seguir basadas en la legislación.

 

¿QUÉ SERVICIOS OFRECE OFICINA TÉCNICA DE INGENIERÍA FORENSE?

Oficina Técnica de Ingeniería Forense brinda asesoramiento sobre decisiones difíciles relacionadas con la protección de una estructura impactada por el fuego. Nuestro consejo siempre es considerar los riesgos que pueden existir desde que se ha producido el incendio hasta que empiezan las obras de restauración.

 

CONCLUSIONES

Es perfectamente correcto adoptar un enfoque simple y de bajo coste, pero en los casos en que el interior es crítico, como en la catedral de Notre Dame en París, o si se espera un largo período de tiempo hasta que empiece la reconstrucción, puede ser prudente considerar la necesidad de una protección más robusta de una propiedad dañada.

 

 

           

house_fire_burn_destroyed_abandoned_burned-1045363.jpg!d.jpg