ALGUNAS NOTAS SOBRE LA EXPLOSIÓN DE TIANJIN, CHINA

Las últimas imágenes que nos llegan del accidente acontecido el pasado 5 de agosto en Tianjin (China), muestran la presencia de un enorme cráter, de varios metros de diámetro, cuyo epicentro se ubica en la zona cero de la explosión.

Estas imágenes recuerdan por su similitud a las obtenidas tras el accidente que tuvo lugar el 22 de septiembre de 2.001 en la planta química AZF situada en Toulouse, Francia.

En dicha ocasión el accidente fue ocasionado cuando se almacenaron por error 500 kg de dicloroisocianurato de sodio junto al nitrato amónico. Cuando ambos compuestos reaccionaron se formó tricloruro de nitrógeno, que se descompuso generando el calor y la temperatura requeridos para la detonación el nitrato amónico.

Aunque en el caso de Tianjin todavía es pronto para establecer las causas del siniestro, la prensa mundial señala al acetileno como el causante de la primera explosión. Este compuesto, altamente explosivo, se obtiene mediante una reacción entre el carburo de calcio y el agua. Las primeras teorías apuntan a que esta explosión de acetileno desencadenó las explosiones catastróficas que vinieron después.

A la vista de los escasos datos de los que disponemos, no es fácil aventurarse en afirmar quién o qué es el causante de tan magna explosión. Sin embargo, el tamaño y la forma del cráter nos indican que el compuesto que explotó se encontraba en estado sólido, listo para su venta a granel o empacado. Es imposible que se encontrase en fase líquida y dentro de un contenedor metálico, pues las paredes de éste último previenen la formación de cráteres.

Se sabe que se han liberado a la atmósfera grandes cantidades de cianuro sódico, el cual se suele utilizar junto al nitrato amónico en la síntesis de sales, por lo que en las instalaciones también debería haber nitrato amónico. A la vista de las propiedades de este compuesto, así como de los sucesos de AZF, todo apunta a que el causante de la explosión que sacudió Tianjin el pasado 5 de agosto es el propio nitrato amónico, cuya detonación estaría causada por el acetileno.

De todos modos, aún es pronto para esclarecer las causas de la catástrofe, por lo que estamos a la espera de las nuevas informaciones que lleguen desde Pekín.